STOP SMOKING

Imagen Posted on Actualizado enn

HomeEspañol

move-logo-f

Organización de médicos en apoyo del vapeo y el eCig.
LLAMAMIENTO A DOCTORES, PROFESIONALES DE LA SALUD Y CIENTÍFICOS EN APOYO DEL CIGARRILLO ELECTRÓNICO
Como médicos y profesionales de la salud, todos los días tratamos pacientes que están gravemente afectados por el consumo de tabaco; muchos de ellos finalmente mueren o ven su salud gravemente mermada, a pesar de nuestra ayuda y asesoramiento. El consumo de tabaco sigue siendo el problema más grave de salud pública en el mundo.
Las personas fuman por la nicotina, pero mueren a causa de los productos químicos que se producen con la combustión del tabacoi. Por desgracia, los medicamentos que actualmente están disponibles para dejar de fumar, tienen una limitada eficacia y aceptación por parte de la mayoría de los fumadores. Sin embargo, creemos que hay una solución: el uso de cigarrillos electrónicos claramente tiene un enorme potencial para ayudar a muchos fumadores a dar la espalda al tabaco.
Por ello, estamos convencidos de que ética y científicamente, es nuestra responsabilidad llamar la atención sobre lo siguiente:
  • Es la combustión del tabaco y las más de 4000 sustancias químicas que se producen al fumar cigarrillos, lo que es perjudicial para la salud de los fumadores; no la nicotina.
  • Los peligros de los cigarrillos electrónicos son considerablemente más bajos que los del tabaco. El análisis de los componentes del vapor nos lleva a estimar que su consumo es de un 95 a un 99% más seguro que fumar cigarrillos de tabaco, en términos de riesgo para la salud a largo plazo.ii
  • Es muy poco probable que el vapor exhalado por los usuarios del e-cigarrillo sea nocivo para los transeúntes; las concentraciones de nicotina en este vapor son demasiado bajas para tener efectos farmacológicos.iii
  • Los ensayos controlados aleatorios muestran que los cigarrillos electrónicos son eficaces para dejar de fumariv y los estudios sobre su uso en entornos reales muestran que son más efectivos que otros tratamientos, incluyendo la terapia de reemplazo de nicotina.v
  • En una primera estimación, por cada millón de personas que pasan de fumar tabaco a utilizar cigarrillos electrónicos, se evitarían 6.000 muertes prematuras al año.vi
  • El cigarrillo electrónico no “renormaliza” el acto de fumar – vapear no es fumar. En muchos países, el aumento en el uso del eCig ha ido acompañado de un descenso continuado en las ventas de tabaco y la prevalencia del hábito de fumar.vii
Las características de los cigarrillos electrónicos siempre deben ser comparadas con las de los cigarrillos convencionales; la discusión acerca de la absoluta seguridad a largo plazo del eCig debe ser contrastada ética y científicamente con la absoluta certeza de la nocividad del tabaco tradicional.
Se estima que 29 millones de consumidores utilizan ya en Europa los cigarrillos electrónicos;viii sin embargo, creemos que los beneficios individuales y de salud pública asociados con el uso de estos dispositivos, se ven frenados por la promoción de ideas falsas sobre el producto.
A la luz de los numerosos estudios realizados hasta la fecha, como profesionales de la salud, no podemos permanecer pasivos ante los claros beneficios que estos dispositivos pueden brindar a la salud pública.
Por ello, recomendamos a nuestros colegas que se informen y aprendan más activamente sobre los cigarrillos electrónicos y cómo estos dispositivos pueden suponer una nueva herramienta de salud pública, en la actual campaña mundial contra las enfermedades relacionadas con el tabaco.
Hacemos a nuestros colegas un llamamiento a firmar esta declaración en apoyo de los méritos de los cigarrillos electrónicos, basada en la evidencia científica y el debate ético.
Atentamente,
Grupo de profesionales que apoyan este manifiesto.
Si estás de acuerdo con el manifiesto rellena el siguiente formulario en el enlace , haz click en la imagen inferior – Declaración de apoyo m.o.v.e.

i Russell, M. A. Low-tar medium-nicotine cigarettes: a new approach to safer smoking (1976) BMJ  1 (6023) 1430-1433

ii Farsalinos, K. E., & Polosa, R. (2014). Safety evaluation and risk assessment of electronic cigarettes as tobacco cigarette substitutes: a systematic review. Therapeutic Advances in Drug Safety, 5(2), 67–86. doi:10.1177/2042098614524430

iii Hajek P, Etter J-F, Benowitz N, McRobbie H (2014) Electronic cigarettes: review of use, content, safety, effects on smokers, and potential for harm and benefit. Addiction.

iv McRobbie, H., Bullen, C., Hartmann-Boyce, J., & Hajek, P. (2014). Electronic cigarettes for smoking cessation and reduction. The Cochrane Database of Systematic Reviews, 12, CD010216. doi:10.1002/14651858.CD010216.pub2

v Brown, J. et al (2014).  Real-world effectiveness of e-cigarettes when used to aid smoking cessation: a cross-sectional population study. Addiction doi:10.1111/add.12623

vi West, R. B. J. (2014). Electronic cigarettes : fact and fiction. British Journal of General Practice, (September), 442–443.doi:10.3399/bjgp14X681253

vii West R, Brown J, Beard E. Trends in electronic cigarette use in England. Smoking Toolkit Study 140122. 2014. www.smokinginengland.info/latest-statistics

viii Vardavas, C.et al (2014). Determinants and prevalence of e-cigarette use throughout the  European Union: a secondary analysis of 26 566 youth and adults from 27 Countries.  Tobacco Control, 1–7. doi:10.1136/tobaccocontrol-2013-051394

Anuncios

¿El ecig es la alternativa?

Posted on Actualizado enn

Estimado profesional de la salud:

Nadie tanto como usted, sabe las muertes que ocasiona el tabaco; seis millones de muertes al año. Son tantas muertes como habitantes viven en Barcelona, Madrid y Múnich juntos.  Se trata de una pandemia que ya está durando demasiado tiempo en nuestra sociedad, pero creemos que es posible ponerle fin a este interminable holocausto.

En los últimos años, la alternativa de los vaporizadores personales de nicotina o cigarrillos electrónicos, ha estado presente sin cesar en los medios de comunicación y ha sido fuente de un gran debate en las principales instituciones médicas y científicas alrededor del mundo. Muchos estudios científicos rigurosos lo posicionan como una clara y efectiva herramienta de reducción de daños por tabaquismo que, según la opinión y análisis de prestigiosos expertos, podría suponer un avance sin precedentes en la salud pública; sin embargo, ciertas organizaciones médicas lo declaran como nocivo o peligroso.

Recientemente el Departamento de Salud Pública del Reino Unido,  junto con 12 organizaciones médicas de este país han realizado una exhaustiva revisión de estudios llegando a la conclusión de que el Ecig es un 95% menos dañino que el tabaco y ratifican los estudios realizados por la Universidad de Valencia y el CSIC donde confirman la ausencia de la figura del vapeador pasivo y de carcinógenos en el vapor exhalado.

Con anterioridad a estos acontecimientos un equipo de expertos británicos, entre otros, los profesores Robert West y Jamie Brown del Departamento de epidemiología y salud pública del University College de Londres afirmaban que:

“Se podrían salvar 6.000 vidas por cada millón de fumadores si éstos hiciesen la conversión al ecig”

MOVE se ha consolidado a nivel mundial como la organización con mayor número de apoyos declarados en favor del desarrollo del ecig como herramienta de la salud pública, mediante la ratificación de un manifiesto basado en evidencia científica. Cirujanos, científicos,  cardiólogos, neumólogos, epidemiólogos, tabacólogos … sin conflicto de interés han dado su apoyo con el único fin de que de una vez por todas demos caza al causante de esas seis millones de muertes.

MOVE no entra en conflicto con los argumentos de la posición contraria. Simplemente aboga por un tratamiento coherente y basado en la rigurosa evidencia científica, del gran potencial de reducción de daños por tabaquismo proporcionado por estos dispositivos y, por tanto, en su potencial para salvar vidas humanas. Es por ello que queremos saber su opinion acerca de estos dispositivos, mediante una simple pregunta

¿Considera que los cigarrillos electrónicos pueden salvar vidas ?

Solo profesionales de la salud y científicos, por favor si no es usted profesional de la salud no participe de la encuesta

Si usted ha votado “SI” quizás pueda considerar apoyar el manifiesto MOVE como ya lo han hecho cientos de profesionales en todo el mundo en el siguiente enlace haciendo click sobre la imagen “move”

Entrevista Dr. Prof. Bernd Mayer

Posted on Actualizado enn

newswww_mayer
Dr. Prof. Bernd Mayer

El Dr. Prof. Bernd Mayer pertenece al puñado de científicos quienes desde temprano, el año 2005, se ocuparon con la tecnología y, ante todo, con la eventualmente existente toxicidad del cigarrillo electrónico. Desde 1999 ocupa cátedra como profesor de farmacología y toxicología en la Universidad de Graz (Austria).

Dr. Mayer, ¿Cuál es la razón por la que apoya el manifiesto de M.O.V.E.?
Porqué estoy convencido que e-cigarrillos poseen un potencial históricamente único en la prevención del tabaquismo. Para poder aprovechar este potencial se precisa de una dilucidación (educación) objetiva y realista del pueblo sobre las ventajas en cuestiones de salud comparadas con cigarrillos de tabaco.

¿Considera posible que el vapear, proponiendo los incentivos adecuados, podría ser una solución (del tabaquismo) para fumadores?
¡Definitivamente si!
Entretanto millones de fumadores han dado el salto al cigarrillo electrónico casi “sin dolor”. A menudo se argumenta que los ratios de éxito fueran mínimos. Pero ello será más bien la consecuencia del desconcierto y confusión generados por diversas organizaciones de salud, las cuales, mediante escenarios de disuasión formulados en conjuntivo a través de los medios, en vez de motivar a los fumadores para el cambio.

¿Tiene más pensamientos relacionados con el tema los cuales le gustaría compartir con sus colegas?
Instaría a la población, tanto profanos como expertos de sanidad, no confiar en las recomendaciones de organizaciones de salud y sociedades médicas, sino comprobar por iniciativa propia los hechos. A mi juicio basta con el sentido común para reconocer que unas pocas sustancias, relativamente inofensivas, en los e-cigarrillos son menos dañinos que miles de sustancias tóxicas y en parte, comprobadas, cancerígenas contenidas en el humo del tabaco.
Aparte de eso, me gustaría poder presenciar la desaparición del mito sobre la altamente tóxica y adictiva neurotoxina nicotina. Sociedades médicas alertan sobre la nicotina en cigarrillos electrónicos y recomiendan en su lugar medicamentos conteniendo nicotina para la deshabituación del tabaquismo. La milagrosa transformación del remedio recomendado contenido en chicles y parches en venenosa neurotoxina contenida en los e-cigarrillos es un cuento inventado por la industria farmacéutica y sus lobbies.

CARTA AL MINISTERIO DE SANIDAD

Posted on

ministerio

SR. D ALFONSO ALONSO
MINISTRO DE SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD
PASEO DEL PRADO 18
28014 MADRID

Excelentísimo señor ministro:

Nos dirigimos a usted, en calidad de profesionales de la salud y la ciencia y firmantes del manifiesto MOVE (1) (Organización de Médicos en Apoyo del Vapeo y los Cigarrillos Electrónicos). Este manifiesto ha sido redactado por científicos, médicos y autoridades de salud pública internacional, con una larga trayectoria en la lucha contra el tabaquismo y sin conflicto de intereses.

La finalidad de MOVE es dar a conocer, de manera ética y en base a la evidencia científica, la realidad sobre el cigarrillo electrónico como importante herramienta de salud pública, con enorme potencial para salvar vidas. Cerca de 300 profesionales médicos, científicos y autoridades de salud pública de todo el mundo hemos apoyado ésta reciente declaración, con un apoyo creciente día a día. Entre los firmantes, destaca una mayoría de los mismos de nacionalidad española.

Ante las recientes noticias sobre la intención de su Ministerio de equiparar el cigarrillo electrónico al tabaco, nos ponemos en contacto con usted, como máxima autoridad en la gestión de la salud pública española, para transmitirle nuestra enorme preocupación frente a dicha propuesta.

Lo que la evidencia médica y científica nos muestra a la hora de plantear la regulación del cigarrillo electrónico se aleja meridianamente de la equiparación con el tabaco; ambos productos son totalmente distintos. De hecho, los cientos de estudios publicados en revistas científicas de reconocido prestigio muestran que, correctamente incentivado y regulado, el cigarrillo electrónico tiene el potencial de convertirse en precisamente todo lo contrario al tabaco: una gran herramienta de lucha contra el mismo que podría salvar millones de vidas.

Sin embargo, y ante la creciente desinformación en los medios de comunicación sobre los beneficios, efectos y riesgos asociados con el uso de estos dispositivos, nos sentimos en la obligación profesional y moral de transmitirle una serie de informaciones que esperamos le lleven a reconsiderar su propuesta de equiparación del cigarrillo electrónico con el tabaco:

  • No existe combustión: El principal elemento nocivo del tabaco, para usuarios y terceros, es la combustión del mismo y las más de 4000 sustancias químicas presentes en el humo; no la nicotina. De hecho, el análisis del vapor de los cigarrillos electrónicos indica que su consumo es de un 95 a un 99% más seguro que fumar cigarrillos de tabaco, en términos de riesgo para la salud a largo plazo (2)

  • Contienen ingredientes distintos: Los líquidos del cigarrillo electrónico contienen una solución compuesta de Propilenglicol, Glicerol y aromas alimentarios, todos ellos ampliamente utilizados en multitud de productos de consumo humano, incluyendo inhaladores de uso farmacéutico y cuya seguridad lleva décadas demostrada.

La nicotina se incluye en el grado demandado por el consumidor y está ampliamente demostrado que su toxicidad ha sido sobreestimada y que el riesgo de intoxicación letal del consumidor por esta sustancia es prácticamente nulo (3) gradualmente la concentración de nicotina es uno de los motivos del éxito del e-cigarrillo en la deshabituación del tabaquismo.

  • No existe la figura del vapeador pasivo: el vapor exhalado por los usuarios del e-cigarrillo no es nocivo para los transeúntes. Las concentraciones de nicotina y demás compuestos en este vapor no alcanzan una dosis mínima efectiva para tener efectos farmacológicos en terceras personas según una multitud de estudios públicos y disponibles (4)

  • No hay “Renormalización” ni “Efecto de puerta de entrada” al tabaquismo: El cigarrillo electrónico no “renormaliza” el acto de fumar, como se ha afirmado en ciertos foros erróneamente y sin evidencias que lo respalden. De hecho, en muchos países, el aumento en el uso de estos dispositivos ha ido acompañado de un descenso continuado en la prevalencia del hábito de fumar, y la población de no fumadores jóvenes se ha mantenido constante, como ha sido demostrado empíricamente en el Reino Unido (5)

  • Efectividad para dejar de fumar: Precisamente por no ser comercializados como productos farmacéuticos, dejando que el mercado desarrolle dispositivos cada vez más variados, eficientes y adaptables a cada tipo de adicción (los llamados “de tercera generación”), varios ensayos demuestran que los cigarrillos electrónicos son de hecho muy eficaces para dejar de fumar. Se ha estimado que las comunidades de usuarios de este tipo de dispositivos avanzados consiguen tasas de abandono total del tabaco de un 81%, mientras que el 19% restante reduce su consumo en un 80% (6)

  • Reducción del gasto sanitario: Respecto al gasto sanitario, como usted sabe, el tabaquismo le cuesta al sistema sanitario español un 15% de su presupuesto; sin embargo, recientes estudios en Estados Unidos, indican que si se proporcionara la suficiente libertad al mercado, sin desproporcionadas cortapisas para comercializar el producto, los ahorros en sanidad excederían en un 87% al dinero recaudado con los impuestos del tabaco (7)

El tabaco es la mayor causa de mortalidad en el mundo, matando a un ser humano cada seis segundos. En una temprana estimación, por cada millón de personas que pasan de fumar tabaco a utilizar cigarrillos electrónicos, se evitarían 6.000 muertes prematuras al año (8) En España exite ahora mismo 12 millones de fumadores, víctimas susceptibles de enfermar y morir a causa del tabaco. Eso significa que el cigarrillo electrónico, correctamente regulado e incentivado, podría salvar potencialmente 72.000 vidas al año en nuestro país. Equiparar los cigarrillos electrónicos al tabaco es justo lo contrario de regularlo correctamente e incentivar su uso.

Entendemos las obligaciones de su Ministerio a la hora de transponer la Directiva del Tabaco y los preceptos de la misma que se aplican al cigarrillo electrónico. Ahora bien, le pedimos una transposición proporcionada, coherente y responsable dentro de los márgenes que la TPD deja al arbitrio de los Estados Miembros.

Aprovechar la transposición de la TPD, que en ningún caso equipara el cigarrillo electrónico al tabaco, para aplicarle la lapidaria legislación antitabaco al cigarrillo electrónico, supondrá, de facto, el fin del cigarrillo electrónico como herramienta de salud pública en nuestro país y aniquilar el ya reducido mercado todavía existente en España.

Señor Ministro, le rogamos considere la información que le remitimos como el primer paso para una aplicación lógica, justa y equilibrada de la TPD en defensa de la salud pública. Escuche a los cientos de investigadores, médicos, profesionales de la salud y autoridades de salud pública internacional que conocen y apoyan el uso de estos dispositivos y a los miles de usuarios que han conseguido zafarse de las garras del letal tabaco gracias a ellos.

El cigarrillo electrónico tiene el potencial de salvar miles de vidas. De usted depende evitar que una regulación injusta niegue a los españoles los beneficios potenciales de este producto.

Con la esperanza de que considere nuestra preocupación, le rogamos nos reciba a fin de ofrecerle una visión completa de la realidad sobre estos dispositivos, sin más, reciba un cordial saludo.

Atentamente,

Carmen Escrig Llavata,

Doctora en Biología Celular y Genética

Coordinadora Internacional de MOVE

REFERENCIAS:

  1. MOVE https://ecigciencia.wordpress.com/inicio/
  2. Farsalinos, K. E., & Polosa, R. (2014). Safety evaluation and risk assessment of electronic cigarettes as tobacco cigarette substitutes: a systematic review. Therapeutic Advances in Drug Safety, 5(2), 67–86. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4110871/
  3. Mayer B. How much nicotine kills a human? Tracing back the generally accepted lethal dose to dubious self-experiments in the nineteenth century. Archives of toxicology. 2014;88(1):5-7. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3880486/
  4. Burstyn I. Peering through the mist: systematic review of what the chemistry of contaminants in electronic cigarettes tells us about health risks. BMC Public Health 2014, 14:18. 2014. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3880486/
  5. West R, Brown J, Beard E. Trends in electronic cigarette use in England. Smoking Toolkit Study 140122. 2014. http://www.smokinginengland.info/latest-statistics
  6. Farsalinos KE, Romagna G, Tsiapras D, Kyrzopoulos S, Voudris V. Characteristics, perceived side effects and benefits of electronic cigarette use: a worldwide survey of more than 19,000 consumers. International journal of environmental research and public health. 2014;11(4):4356-73. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4025024/
  7. J. Scott Moody. E-cigarettes poised to save medicaid billions. State Budget Solutions; Policy Analisys. March 31, 2015. http://bit.ly/1Ij1CZW
  8. West, R. B. J. (2014). Electronic cigarettes : fact and fiction. British Journal of General Practice, (September), 442–443.

ENTREVISTA CON KELLIE FORBES

Posted on Actualizado enn

KELLIE FORBESKellie es enfermera titulada en Canadá y autora del informe “Vaping, The Truth”.

 

Kellie, has apoyado la declaración MOVE. ¿Por qué?

Mi opinión sobre el vapeo está únicamente basada en mi investigación sobre los estudios, encuestas y artículos centrados en la estrategia de reducción de daños (THR The Harm Reduction). La declaración MOVE coincide con mi opinión en cada punto. Nosotros, como profesionales de la salud, tenemos la responsabilidad ética de mantenernos actualizados en la evidencia fidedigna para proporcionar una opinión informada en materias de salud a nuestras comunidades. Yo creo que MOVE es fiel a esa responsabilidad.

Kellie, tú eres la autora de “Vaping, The Truth”. ¿Por qué decidiste escribir este excelente informe?

Bien, gracias por las amables palabras. Como enfermera titulada, estoy entrenada para identificar lagunas en el conocimiento. También estamos entrenados para facilitar el aprendizaje que nos lleve a mejorar la salud. Yo identifiqué una laguna en la información sobre THR en la población general, los profesionales de la salud y los políticos. Esto es preocupante porque comprender la estrategia THR es esencial para su aplicación. Sin aplicación, el público no puede beneficiarse. Así que decidí compilar mi investigación en un informe que pudiera usarse como herramienta de enseñanza. Para hacerlo accesible a la población general, lo escribí en un lenguaje simple e incluyendo color y mensajes concisos. Para llamar la atención de los profesionales de la salud, incluí varias gráficas informativas y 52 referencias para que ampliaran su conocimiento.

Como enfermera, has tratado pacientes que sufren los efectos del tabaquismo. ¿Opinas que las autoridades de la salud deberían prescribir el eCig como herramienta de reducción de daño? ¿Es el eCig tan efectivo o más que otras terapias para dejar de fumar?

En mi opinión la evidencia indica claramente que el vapeo es una alternativa atractiva para los fumadores, que no contiene los miles de químicos patogénicos que se producen durante la combustión del tabaco actual, que va cargado de aditivos. No creo que los profesionales de la salud deban prescribirlos pero sí deberían recomendarlos. Estos productos contienen nicotina de grado farmacéutico en dosis controlada al igual que las Terapias de Sustitución de Nicotina (TSN). Las TSN son terapias OTC (de obtención sin receta), como deberían ser los productos de vapeo, de manera que sean fácilmente accesibles para facilitar su uso. Consideremos que el tabaco mata a 2 de cada 3 usuarios, causa enfermedad crónica, no tiene dosificación controlada de nicotina, no requiere prescripción y está disponible legalmente para su consumo 24 horas al día.

Los ensayos clínicos controlados han concluido que las tasas de abandono del tabaco mediante los vaporizadores, triplican o más, a las logradas con las TSN (21% frente a 6% a los seis meses). El vapeo incrementa los niveles de nicotina en sangre resultando en una reducción del ansia de fumar tabaco. Además, satisface de forma única los procesos rituales emulando las sensaciones propias del acto de fumar. La ciencia claramente indica que la acción física de fumar es un componente significativo de la adicción. Es más, aquellos que realizan un uso dual vaporizador-tabaco, reportan una reducción del 40% en el consumo de cigarrillos. Existe una correlación directa entre el número de cigarrillos fumados y el cáncer de pulmón. Pienso que no hace falta tener un título para averiguar que la reducción en la entrada de químicos patogénicos en el cuerpo reduce el riesgo de enfermedad.

 

Finalmente, ¿Cuál es tu opinión sobre la postura oficial de la OMS y los otros detractores del eCig? ¿Crees que las políticas restrictivas sobre el cigarrillo electrónico podrían dañar la salud pública a largo plazo?

Estoy consternada con la postura de la OMS. Como dije antes, mi opinión está basada únicamente en los artículos científicos publicados. Yo, únicamente una enfermera en mi casa, he accedido a las bases de datos médicas, leído docenas de artículos y formado mi opinión basándome sólo en la ciencia publicada sobre THR. Honestamente, tras completar mi investigación y revisar las posturas de la OMS, la agencia de salud canadiense, y las organizaciones sin ánimo de lucro de mi país, me quedé literalmente con el corazón roto. Supongo que era ingenua al creer que las agencias creadas hace tanto tiempo para defender los derechos humanos y la aplicación de la ciencia con el fin de mejor la salud de la población, cumplirían los estándares éticos bajo los que fueron creadas. La eficacia y seguridad del vapeo es abrumadoramente evidente especialmente en comparación con el consumo de tabaco.

Tengo miedo por la gente del mundo. ¿Quién va a abogar por el mayor bien para todos los pueblos? ¿Cuáles son los objetivos reales de los gestores de estas organizaciones? Es claramente evidente que la aplicación de la ciencia en sus procesos de toma de decisiones es, en el mejor de los casos, cuestionable. Creo que una vez que el público comprenda la verdad, los artífices de la desaparición de esta estrategia THR, verán sometida su credibilidad a escrutinio. Mi esperanza es que la mayoría de las personas dentro de estas agencias, los profesionales compasivos y éticos con los que tengo el privilegio de trabajar, serán capaces de rectificar la situación actual. Yo creo que la gran mayoría de los profesionales de la salud se adhieren a nuestras responsabilidades éticas de no maleficencia, beneficencia, justicia y autonomía. Hay poder en los números.

Las políticas restrictivas en el uso de los vaporizadores como estrategia de reducción de daño promueven la inducción de daño.

ENTREVISTA CON EL DR. CARLOS GUTIÉRREZ R.

Posted on Actualizado enn

cubo aso ENTREVISTA CON EL DR. CARLOS GUTIÉRREZ R.

MÉDICO INTENSIVISTA  

Doctor Ud. firmó el manifiesto MOVE , ¿por qué motivo?

Hay varios motivos por los que firmé el manifiesto, pero de entre ellos le indicaré dos:

Me indigna la manipulación torticera a la que están sometiendo, al mal llamado cigarrillo electrónico, por intereses meramente financieros, sin aportar ningún estudio científico serio, que avale sus ataques y las falacias empleadas, para confundir a la opinión pública.

Estoy totalmente convencido de que el vaporizador, no solo es una alternativa al tabaco, sino el método actual que ha demostrado ser el más efectivo para dejar definitivamente de fumar.

Entonces, ¿Considera usted que incentivar el uso del eCig de forma correcta podría suponer una solución definitiva al tabaquismo?

Por el momento y mientras no tengamos algo que supere en efectividad al abandono definitivo del tabaco, como lo consigue el ecig, no me cabe ninguna duda.

Y es por esta afirmación, por lo que el ecig, está siendo atacado de forma tan abrumadora, ya que los impuestos que genera el tabaco, para los gobiernos, es un argumento de peso para esta “guerra”.

Hay muchos miles  vapers, que vapeamos sin nicotina, por el mero placer de vapear, tras haber ido bajando la concentración de forma progresiva y no tendrían forma de recuperar esos ingresos, aunque gravasen de forma desorbitada la nicotina (que ya muchos, no la consumimos).

La necedad de los gobiernos, que solo miran el capítulo de ingresos, no hacen las cuentas, de los gastos que ahorrarían en las largas terapias, estancias hospitalarias, pensiones,  que se ocasionan por enfermedades provocadas directa o indirectamente por el tabaquismo, sin contar por supuesto, con el dolor y padecimiento que evitarían a los enfermos y sus seres queridos.

 

Observo por su respuesta que es usted vaper, ¿porque se inició en el vapeo?

Yo era un fumador compulsivo, que quemaba diariamente unos 50 ó 55 cigarrillos de tabaco rubio (cartón y medio a la semana).

Fumaba desde los 14 años, luego he fumado durante 42 años.

Hace unos años, tuve una oclusión total del tronco de la coronaria derecha y de la circunfleja, que no pudo ser reparada con angioplastia (estuve a punto de fenecer en uno de los tres intentos de colocación de stent vascular. Estuve parado casi dos minutos).

Imagínese, el panorama y yo seguía fumando, a escondidas de mi esposa y de mi hijo, más de un paquete al día.

Diariamente, tenía episodios de angor, que mitigaba con nitroglicerina sublingual.

Cualquier pequeño esfuerzo, el más nímio, me provocaba un episodio de angor.

Tenía disnea, por el simple esfuerzo de subir los escalones para ir a mi habitación.

Me era vital dejar el tabaco, comencé con todo un rosario de experimentos (tradicionales y alternativos), para intentar dejarlo: parches, medicación, chicles, hipnosis, acupuntura.

Mis compañeros de la unidad de tabaquismo del hospital, me dieron por caso perdido.

Y seguía fumando.

Mi ecocardiograma y la placa de tórax eran un verdadero espanto.

Y de pronto, me encuentro con el vapeo y como si fuese un milagro, tras la primera calada (con un porcentaje alto de nicotina),… nunca más volví a fumar.

Lo dejé sin ningún esfuerzo, sin echarlo de menos, sin ansiedad, sin coger peso…

¿Ha notado alguna mejora en su salud desde que dejó el tabaco y se pasó al eCig?

Los episodios de ángor, desaparecieron (la extensa medicación que tomo diariamente, mi jubilación forzosa, el cambio de vida al que me tuve que someter, también han contribuido, no nos engañemos).

También desapareció la disnea de pequeños esfuerzos, tan solo la siento en esfuerzos mayores, como subir una cuesta.

Mi corazón sigue con su daño y con su disminuida capacidad, pero lo colateral, ya no me invalida apenas y mi calidad de vida ha mejorado un 500%.

 

¿Cuanto tiempo hace que es usted usuario del eCig?

Pues ya hace cinco años,…¡Cómo pasa el tiempo!

 

Eso le convierte en la prueba poblacional a medio plazo sobre el uso del eCig y con patología crónica a causa del tabaco. ¿Que opinan los médicos que le han tratado ?

Ya que lo dice,…sí.

Soy una prueba viviente de que el uso del ecig, no solo no ha empeorado mi estado general, sino que, pese a todo pronóstico, he mejorado ostensiblemente en mi capacidad funcional y respiratoria.

En cuanto a los médicos que me tratan, no se explican muy bien mi evolución y aunque son escépticos en cuanto al ecig, ante la evidencia, al menos, ya no son beligerantes.

¿Cual es su conclusión doctor?

El cigarrillo electrónico, es el método ideal y más efectivo para dejar de fumar, pese a lo que opinen la desinformada o alienada OMS,  los gobiernos, y quienes se prestan a su sucio juego, pese a la cantidad de estudios científicos serios que desmienten sus falaces informaciones.

Y lo expreso así de contundente, porque al menos a mí, me ha salvado la vida.