Imágenes

STOP SMOKING

Imagen Posted on Actualizado enn

HomeEspañol

move-logo-f

Organización de médicos en apoyo del vapeo y el eCig.
LLAMAMIENTO A DOCTORES, PROFESIONALES DE LA SALUD Y CIENTÍFICOS EN APOYO DEL CIGARRILLO ELECTRÓNICO
Como médicos y profesionales de la salud, todos los días tratamos pacientes que están gravemente afectados por el consumo de tabaco; muchos de ellos finalmente mueren o ven su salud gravemente mermada, a pesar de nuestra ayuda y asesoramiento. El consumo de tabaco sigue siendo el problema más grave de salud pública en el mundo.
Las personas fuman por la nicotina, pero mueren a causa de los productos químicos que se producen con la combustión del tabacoi. Por desgracia, los medicamentos que actualmente están disponibles para dejar de fumar, tienen una limitada eficacia y aceptación por parte de la mayoría de los fumadores. Sin embargo, creemos que hay una solución: el uso de cigarrillos electrónicos claramente tiene un enorme potencial para ayudar a muchos fumadores a dar la espalda al tabaco.
Por ello, estamos convencidos de que ética y científicamente, es nuestra responsabilidad llamar la atención sobre lo siguiente:
  • Es la combustión del tabaco y las más de 4000 sustancias químicas que se producen al fumar cigarrillos, lo que es perjudicial para la salud de los fumadores; no la nicotina.
  • Los peligros de los cigarrillos electrónicos son considerablemente más bajos que los del tabaco. El análisis de los componentes del vapor nos lleva a estimar que su consumo es de un 95 a un 99% más seguro que fumar cigarrillos de tabaco, en términos de riesgo para la salud a largo plazo.ii
  • Es muy poco probable que el vapor exhalado por los usuarios del e-cigarrillo sea nocivo para los transeúntes; las concentraciones de nicotina en este vapor son demasiado bajas para tener efectos farmacológicos.iii
  • Los ensayos controlados aleatorios muestran que los cigarrillos electrónicos son eficaces para dejar de fumariv y los estudios sobre su uso en entornos reales muestran que son más efectivos que otros tratamientos, incluyendo la terapia de reemplazo de nicotina.v
  • En una primera estimación, por cada millón de personas que pasan de fumar tabaco a utilizar cigarrillos electrónicos, se evitarían 6.000 muertes prematuras al año.vi
  • El cigarrillo electrónico no “renormaliza” el acto de fumar – vapear no es fumar. En muchos países, el aumento en el uso del eCig ha ido acompañado de un descenso continuado en las ventas de tabaco y la prevalencia del hábito de fumar.vii
Las características de los cigarrillos electrónicos siempre deben ser comparadas con las de los cigarrillos convencionales; la discusión acerca de la absoluta seguridad a largo plazo del eCig debe ser contrastada ética y científicamente con la absoluta certeza de la nocividad del tabaco tradicional.
Se estima que 29 millones de consumidores utilizan ya en Europa los cigarrillos electrónicos;viii sin embargo, creemos que los beneficios individuales y de salud pública asociados con el uso de estos dispositivos, se ven frenados por la promoción de ideas falsas sobre el producto.
A la luz de los numerosos estudios realizados hasta la fecha, como profesionales de la salud, no podemos permanecer pasivos ante los claros beneficios que estos dispositivos pueden brindar a la salud pública.
Por ello, recomendamos a nuestros colegas que se informen y aprendan más activamente sobre los cigarrillos electrónicos y cómo estos dispositivos pueden suponer una nueva herramienta de salud pública, en la actual campaña mundial contra las enfermedades relacionadas con el tabaco.
Hacemos a nuestros colegas un llamamiento a firmar esta declaración en apoyo de los méritos de los cigarrillos electrónicos, basada en la evidencia científica y el debate ético.
Atentamente,
Grupo de profesionales que apoyan este manifiesto.
Si estás de acuerdo con el manifiesto rellena el siguiente formulario en el enlace , haz click en la imagen inferior – Declaración de apoyo m.o.v.e.

i Russell, M. A. Low-tar medium-nicotine cigarettes: a new approach to safer smoking (1976) BMJ  1 (6023) 1430-1433

ii Farsalinos, K. E., & Polosa, R. (2014). Safety evaluation and risk assessment of electronic cigarettes as tobacco cigarette substitutes: a systematic review. Therapeutic Advances in Drug Safety, 5(2), 67–86. doi:10.1177/2042098614524430

iii Hajek P, Etter J-F, Benowitz N, McRobbie H (2014) Electronic cigarettes: review of use, content, safety, effects on smokers, and potential for harm and benefit. Addiction.

iv McRobbie, H., Bullen, C., Hartmann-Boyce, J., & Hajek, P. (2014). Electronic cigarettes for smoking cessation and reduction. The Cochrane Database of Systematic Reviews, 12, CD010216. doi:10.1002/14651858.CD010216.pub2

v Brown, J. et al (2014).  Real-world effectiveness of e-cigarettes when used to aid smoking cessation: a cross-sectional population study. Addiction doi:10.1111/add.12623

vi West, R. B. J. (2014). Electronic cigarettes : fact and fiction. British Journal of General Practice, (September), 442–443.doi:10.3399/bjgp14X681253

vii West R, Brown J, Beard E. Trends in electronic cigarette use in England. Smoking Toolkit Study 140122. 2014. www.smokinginengland.info/latest-statistics

viii Vardavas, C.et al (2014). Determinants and prevalence of e-cigarette use throughout the  European Union: a secondary analysis of 26 566 youth and adults from 27 Countries.  Tobacco Control, 1–7. doi:10.1136/tobaccocontrol-2013-051394

Anuncios